¿Qué es la degeneración macular asociada a la edad?

¿Qué es la degeneración macular asociada a la edad?

La degeneración macular asociada a la edad (DMAE) es una enfermedad de la retina que se caracteriza por la aparición de alteraciones degenerativas progresivas en el área macular, con marcada disminución de agudeza visual que generalmente afecta a ambos ojos, aunque de forma asimétrica.

Aunque las cataratas (47,8% de los casos de ceguera a escala mundial) siguen siendo el principal reto en la lucha contra la ceguera evitable -en particular, en los países en desarrollo-, hay otras enfermedades asociadas al envejecimiento, como el glaucoma (12,3%), la propia DMAE (8,7%) y la retinopatía diabética (4,8%), que han empezado a imponerse como causas de ceguera con la influencia del aumento de la esperanza de vida, entre otros factores, en países desarrollados. La DMAE parece afectar más a individuos de raza blanca y a mujeres y constituye una de las causas más frecuentes junto con la retinopatía diabética, de ceguera legal en el mundo desarrollado. Su prevalencia aumenta considerablemente a partir de los 60 años de edad.

Clínicamente existen dos tipos de degeneración macular: la denominada como húmeda o exudativa y la forma seca o atrófica, mucho más frecuente. La forma húmeda puede aparecer como una evolución de la seca y se manifiesta de forma característica con la aparición de membranas neovasculares (vasos sanguíneos) de origen coroideo. La forma seca produce una atrofia de carácter progresivo en la zona macular sobre todo a nivel del epitelio pigmentario de la retina.

Independientemente de su clasificación clínica, la zona afectada es crítica para la visión de detalles puesto que la localización de las lesiones siempre es central, implicando mermas importantes de visión aunque pueda respetar la visión periférica. Recordemos que la mácula se encuentra en la retina central y que dentro de la mácula está la fóvea que corresponde a la zona de máxima discriminación visual o agudeza visual. Como consecuencia de esta afectación, tareas tan sencillas como leer, escribir o simplemente reconocer la cara de una persona se vuelven prácticamente imposibles aunque la persona sea capaz de moverse y caminar con aparente normalidad.

El pronóstico no es alentador puesto que su tratamiento a menudo se limita a retrasar los efectos de la enfermedad por lo que adquiere un papel fundamental, como ocurre a menudo, la prevención y detección temprana. A su vez, la importante afectación central de la visión, a veces rápida, tendrá como consecuencia que la agudeza visual caiga hasta niveles considerados de baja visión, siendo de primordial importancia aparte del tratamiento médico correspondiente, una correcta refracción en gafa y la prescripción de ayudas visuales específicas.

En cuanto a su origen, cabe destacar entre otras teorías, la relacionada con el daño oxidativo retiniano por lo que de cara a su prevención en personas con factores de riesgo, se debería cuidar especialmente la incorporación regular a la dieta (o en forma de suplementos) de antioxidantes como la zeaxantina y luteína presentes en diversos alimentos muy comunes (y de forma natural en el ojo) y el abandono del hábito de fumar.

Sus síntomas principales son los de visión borrosa, sensación de alteración en la percepción del color y lo que se conoce como metamorfopsia o alteración en la forma de la imagen percibida en el campo visual de cada ojo. De cara a su detección y tratamiento se hacen imprescindibles las revisiones visuales periódicas y la visita al oftalmólogo.

Dentro de dicha detección (o una vez detectada) y a modo de control por parte del propio afectado puede ser muy útil el chequeo mediante una prueba conocida como Rejilla de Amsler. Consiste en una sencilla cuadrícula que hay que observar con buena iluminación a unos 30cm de forma monocular para la detección de distorsiones (metamorfopsias) o defectos del campo visual (escotomas) en el área macular. Ya existen aplicaciones móviles que pueden facilitar, sustituir o mejorar los resultados de detección obtenidos, en este caso para la rejilla de Amsler.

Ignacio Calvo Ayerza
Si te interesa conocer más acerca de visión y tecnología, visita el blog El Ojo cíclope

Rejilla de Amsler

 

Ignacio Calvo Ayerza
Si te interesa conocer más acerca de visión y tecnología, visita el blog El Ojo cíclope

No Comments

Post a Comment

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies